Hay dos tipos de infrarrojos para las cámaras de videovigilancia que tienen visión nocturna: los visibles y los invisibles. Son iguales en que ambos emiten luz infrarroja invisible al ojo humano pero difieren en que el led que lo emite no se ve en un caso y en otro sí.

Los visibles son led rojos que emiten luz infrarroja en una longitud de onda cercana a los 850nm. Esta luz es invisible (infrarroja) pero los leds que la emiten se ponen de color rojo descubriendo la presencia de la cámara, cosa que en determinados casos no queremos que ocurra).

Los leds invisibles (pueden estar tintados de azul o protegidos con una cristal oscuro) son led que emiten en una longitud de onda que ronda los 940nm. El led que la emite no puede verse en la oscuridad con lo que aumenta la discrección de nuestra instalación de cámaras.

Desventajas de los leds invisibles

  • Menor nitidez en la toma de imágenes y en los vídeos grabados, especialmente de objetos en movimiento.
  • Por lo tanto, obtenemos una menor calidad de imágen.
  • Menor alcance a igual potencia.

 

En este vídeo podemos poner un ejemplo de cámara oculta con leds invisibles:

Deja un comentario