Si tienes una página web sencilla (o varias) y no tienes un volumen muy grande de visitas, ni necesitas un grado de control extra sobre tu servidor (por ejemplo, para aumentar su seguridad), seguramente tendrás suficiente con una cuenta en un hosting compartido.

Pero si tu proyecto ha crecido, tienes muchas visitas cada día, y las prestaciones de ancho de banda y velocidad de tu hosting compartido se han quedado pequeñas, te interesará dar el paso hacia un tipo de hosting más exclusivo. Puedes decantarte por un servidor completamente dedicado.

Los servidores dedicados, en general, son para empresas que requieren un grado de control total sobre el servidor.

En el servidor dedicado más completo tienes control total sobre el hardware y el software del mismo. Puedes instalar el sistema operativo que prefieras, antivirus, firewalls, etc. Eres tú quien decide la estructura del servidor.

El servicio técnico estará disponible para ti si tienes problemas con el servidor o en el asesoramiento necesario para la elección de las herramientas más adecuadas en cada momento.

Las características que debe disponer un servidor dedicado de calidad son:

  • Buen ancho de banda.
  • Gran capacidad de disco duro.
  • Soportar gran caudal de tráfico.
  • Buen precio del servidor.
  • Tener servicio de asistencia técnica.
  • Tener acceso remoto al servidor.
  • Localización geográfica del centro de datos.

En SPI Tecnologías estudiamos el proyecto de implementación de servidores dedicados de la mano del cliente y ofrecemos la solución más adecuada a sus necesidades concretas o al diseño del proyecto adecuado a sus expectativas.