En este apartado, una de las tendencias tecnológicas más en alza en los últimos tiempos es la virtualización. Esta tecnología consiste en tener varios “ordenadores” o máquinas virtuales que podemos utilizar de forma independiente dentro de un mismo hardware o equipo físico. Al separar el servidor virtual de la máquina física la implementación de medidas de contingencia es mucho más sencilla y la puesta en marcha del servidor ante un desastre es mucho más rápida y por tanto eficiente. La virtualización permite optimizar al máximo el hardware disponible disminuyendo los costes de inversión en equipamiento.

El principal uso que se le está dando a la virtualización en las empresas es la virtualización de servidores. Además del ahorro económico que supone sólo en consumo eléctrico la principal ventaja de la virtualización viene asociada con la administración de los equipos y plantes de contingencia.

Otro uso común de esta tecnología es la virtualización de escritorios o VDI (Virtual Desktop Infraestructure). Esta tecnología separa el sistema operativo que utiliza el usuario de su equipo físico. El escritorio del usuario se ejecuta en un equipo remoto, llamado servidor de escritorios, al que se puede acceder desde cualquier dispositivo, solo con tener conexión de red con dicho servidor. Esta tecnología aporta seguridad en los datos de escritorio remoto (al estar centralizados en el servidor) y facilidad de acceso (podemos acceder desde cualquier dispositivo conectado a internet con las medidas de seguridad implantadas al efecto en el servidor).

El Cloud Computing, la computación en la nube, le permite acceder a una amplia gama de servicios en internet, desde copias de seguridad hasta la ejecución de aplicaciones remotas que no estén instaladas en su ordenador con la ventaja de no necesitar un equipo específico tan solo conexión a internet.

En SPI Tecnologías tenemos amplia experiencia en el diseño, la implantación de las Tecnologías de Virtualización y Cloud Computing y su mantenimiento.